Atención

..::¨::.. **¡¡¡COMENTA!!!** ..::¨::..

~~~¡Tus palabras y tu opinión también hacen parte del blog!~~~

*..*Las imágenes que uso las he tomado de Deviantart. Muchísimas gracias a los respectivos artistas.*..*

"Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad".
~Jean Paul Sartre.

Cassie

Es una invitación a que lean: Cassandra.
Es el otro blog que manejo... Es una historia larga, la estoy haciendo y la voy subiendo capítulo a capítulo, espero sea de su agrado: Cassie
Un abrazo, que disfruten!

miércoles, 12 de agosto de 2009

Continuación

25 de Septiembre

No he visto su rostro desde hace días. Se derrite la menta en el cielo y se transforma en algo cada vez más helado que me llena el cuerpo.
Si continúo así, voy a desangrarme; y no quiero que suceda, porque el hospital huele a pintura fresca y a sábanas blancas. No quiero porque el hospital siempre está en silencio, porque sus pasillos son blancos. Porque no hay ni un sólo blues ni un sólo tango, porque la indiferencia camina por los pasillos con guantes de látex.

Los seres humanos son extraños. Niegan una sonrisa porque les encanta que los vean desangrarse poco a poco, pero luego se quejan del olor a pintura fresca y sábanas blancas, luego se quejan del silencio, de la blancura y la indiferencia que lleva guantes de látex y calmantes para cobardes.

Se acerca el invierno.


1 de Octubre

Se ven borrosos los colores. Se confunde el verde con el azul, la montaña con el firmamento. El vapor va a danzar con las nubes, el traqueteo hace compás con los murmullos. Se empaña mi vista cuando me acerco demasiado al cristal de la ventana. Es divertido dejar allí mensajes con mi aliento y mi piel.
El frío hace que su olor a café se acerque más a mi y me olvide por un momento del sabor a gomas dulces.
Caigo en sus brazos y todo se acelera. Las nubes danzan con frenetismo, el vapor sube y el sol cae, el naranja reemplaza al azul, el amarillo difumina el blanco, el bosque se convierte en mar, el traqueteo y los murmullos se unen en un ruido sordo. El café se mezcla con el chocolate, y la menta, y la goma de dulce.

Los demás pasajeros admiraron el atardecer, pero continuaron en sus charlas comunes.
Cayó la noche y yo seguía entre sus brazos. La Luna se alzó en el cielo, redonda y argéntea. Los demás pasajeros observaron como nos bañaba un rayo de plata, algunos lo obviaron, otros se conmovieron, mero sentido artístico... Pero ninguno de aquellos seres tiene la idea del torbellino de colores, olores, figuras, ¡...Sentires...!
Seres de piedra.

Los viajes en tren son hermosos.


12 de Octubre

Las gotas de lluvia se deslizan por la verntana, el frío me hace temblar y siento la necesidad de encender la chimenea.
De nuevo, pegué el rostro a la ventana y me perdí en las gotas de lluvia que se deslizaban por los árboles y el frío cristal.
En aquel momento me habría venido bien un chocolate, pero con malvaviscos, que son equivalentes -al menos para mi-, a las gomas de dulce en clima frío.

Una niña estaba de pie en medio de la lluvia, no llevaba paraguas, estaba bajo un árbol que no la cubría, su ropa estaba empapada pero parecía no importarle, sólo estaba allí, de pie, con la mirada perdida y su cabello sobre su rostro.
No vi de donde, un niño pequeño se acercó a ella y le ofreció su camisa, que ya estaba mojada por la lluvia. Ella rió con timidez y la puso sobre su cabeza. Él la tomó de la mano y ambos corrieron, riendo, a resguardarse de la incesante llovizna.
Me quedé como perdida, con la mirada fija en el lugar que los chicos habían abandonado.

¿Por qué los seres humanos dejan atrás tan perfecta inocencia y tan pura alegría? ¿Cuál es la necesidad de crecer y adentrarse en un mundo tan gris como las nubes borrascosas?
Al hacer eso, los humanos sólo alcanzan lo mismo que las nubes... Lloran hasta deshacerse.


16 de Octubre

La risa fué incontrolable. No sólo eso, sino contagiosa.
Como sombras, nos movíamos con presición, pero como en sueños. En ocasiones, dejábamos de vernos, como si no estuviéramos allí, pero nuestra risa nos delataba.
El cansancio hizo que el sol se escondiera poco a poco y que el olor a café volviera a adormecer mi "realidad".
Pero en aquella ocasión hubo algo distinto, algo que no había percibido antes. Aquel olor a café se apoderó de todo mis sentidos. Aquella cercanía me hizo temblar. Era tan irracional, pero con tanta profundidad, tan tranquilo...
Las sombras crecían mientras los granos de arena caían poco a poco. ¿Todavía estaba viva?
Pensaba en la imposibilidad, y era hermosa.

Todos abandonan tan fácil sus sueños, los olvidan, los vuelven tan simples, tan insípidos... ¿Por qué no vuela la humanidad?
Incluso con la imposibilidad, el sueño era hermoso.

Su sonrisa y la Luna, su sonrisa y el viento, su sonrisa y el olor a café.

5 pensamientos:

Agnar dijo...

...bacano, pero ahora tengo demasiado sueño como para comentar algo aportante, te lo quedo debiendo

Agnar dijo...

El hombre es hombre, no se puede cambiar

Ylva dijo...

Hay algunas porciones de la humanidad que valen la pena... Que merecen volar... Lo triste es que ellos mismos en ocasiones desean caer.

Agnar dijo...

CAER...CAER...CAER

Anónimo dijo...

welcome to hell!!!!!!!!!

Tinta con vida

Map