Atención

..::¨::.. **¡¡¡COMENTA!!!** ..::¨::..

~~~¡Tus palabras y tu opinión también hacen parte del blog!~~~

*..*Las imágenes que uso las he tomado de Deviantart. Muchísimas gracias a los respectivos artistas.*..*

"Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad".
~Jean Paul Sartre.

Cassie

Es una invitación a que lean: Cassandra.
Es el otro blog que manejo... Es una historia larga, la estoy haciendo y la voy subiendo capítulo a capítulo, espero sea de su agrado: Cassie
Un abrazo, que disfruten!

jueves, 26 de agosto de 2010

No me llames veneno


No me llames veneno.
No estaré hecha de miel,
pero tampoco estoy hecha de hiedra.

No me llames canción.
No soy más que la voz deshecha,
en este mundo de fría piedra.

Si las hojas tocan el piso con el alma
cuando la mujer pasa
no es porque desfallezcan de amor
es porque ella las mata.

Si el ruiseñor detiene su canción
no será por su belleza infinita.
Será por la maldad que lleva inscrita
en su contonear delator.

Si ella se esconde tras una falda corta
no es porque tenga las piernas largas.
Es porque su pena es tan honda
que su dignidad está rezagada.

No cuentes la horas, mi vida
que esperas para verme llegar.
La tristeza que me causa la herida
es mayor que el calor del hogar.

No me llames veneno.
Aunque derrame la sangre
del viajero perdido
en un suelo extranjero.

No me llames veneno.
Aunque marchite la rosa
joven y roja
sólo porque se me antoja.

No me llames veneno,
aunque mis labios lo carguen,
aunque mi piel lo derrame,
y mis ojos lentos se apaguen.

jueves, 12 de agosto de 2010

Cascabel


Hace un poco menos de un año escribí esto en la tarjeta que me envió el colegio por mi cumpleaños. La encontré hace un par de semanas, deshaciéndome de papeles viejos que ocupaban espacio... Me arrancó una sonrisa y recordé que jamás lo entregué. Así que, aquí está:



Cascabel

Quiero existir junto a la entrega total. Quiero vivir en los brazos del amor que espero, quiero sonreír al recuerdo y retar al futuro. Quiero que el canto de un beso se extienda en mi cuerpo y no tener que preguntarme si todo aquello fue un sueño.
Vi un globo volar hacia el cielo azul en medio de gritos y algarabía, vi como el niño sonreía al verlo partir, sin dolor, sin pena. Él lo había soltado, el globo era libre para viajar donde se le antojase o tal vez donde el viento lo llevase.
Hay aún esperanza en el vuelo del ave, en el mecer de las hojas, en la sonrisa del niño, en el correr del agua, en el amor transparente y en el abrazo fuerte. Hay aún esperanza en nuestras voces, alzándose hacia el cielo como el último grito de la virtud.

miércoles, 11 de agosto de 2010

¡Danza!


Es el calor que recorre mi cuerpo el que se adueña de mi mente y mi alma.
Afuera hay una tempestad, los árboles se sacuden y se quejan, están llorando porque no pueden ver, están llorando porque no pueden escucharnos.
Las nubes se arremolinan y chocan, llenando nuestros oídos con sus roncos quejidos.
Ya no te veo entre las sombras danzantes, ya no te escucho porque la noche grita muy fuerte.
No sueltes mi mano ni por un segundo porque puedo perderme. No dejes que tu cuerpo se aleje del mío porque regresará el frío. Deja que la música que hay en mis ojos te domine y que el perfume de las flores te controle.
El viento golpea con fuerza la ventana y los frágiles cristales están a punto de ceder. El viento quiere entrar y envolvernos, pero no lo hará, porque yo no deseo que sea su roce el que me haga temblar.
Escucha las campanas con su lejano tañido y no retires tus labios de los míos ni enciendas la luz. Me bastan las velas y su fuego, que se regodea por compartir la danza de dos almas. No me dejes ir sola al abismo que trae la noche... Entra conmigo y encendamos el lugar.

Agárrame con fuerza y no te sueltes, que me invade el frío si te vas.

Aquí


Parecía tan distante, noble y sincero. ¿Quién podría decir que en su alma guardaba algo como aquello?
Sé que no veía la vida igual que yo. Sé que tenía mil veces más claro todo el mundo alrededor.
¡Que dolor el que aguantas, niño, y no descansas! Que pesar el que soportas, sé que el mundo te incomoda.
Niño de corazón frágil y esperanzas destrozadas, guarda tus palabras para una noche hermosa y clara.
Niño no te marches, no escapes del dolor,
la mañana vendrá pronto a devolverte tu candor.

domingo, 8 de agosto de 2010

Desde la soledad


Desde un balcón en las afueras del silencio
ves pasar las sombrías tardes de invierno.
¿Quién al verte con tu abrigo color de nieve
podría decir que lentamente te mueres?

Eres la luz hecha sonrisas
y la esperanza hecha palabras.
Tú voz es clara y triste,
y tu mirada enamorada.

En tu ventana con forma de sol
buscaba tus ojos la luna
y observaban los artistas
como se esfumaban tus sonrisas.

¿Quién es la niña de mirada impasible,
de risa inconfundible
y de palabra infalible?

Todos te llevaron rosas
y te ofrecieron poesía,
tú les quitaste su sombra
y robaste su melodía.

...

Yo te vi desde muy lejos
y por fortuna otra me llevó a tiempo.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Déjame



Se alza el sol de media noche en el primer día del octavo mes, mientras que las palabras del ayer resuenan en mis oídos, recordándome cuan cerca estuve aquella tarde (que la maldigan todos los dioses).

Mientras subía el telón pude ver como el mundo comenzaba a palidecer, los rostros no eran como yo imaginaba, los vestidos no eran de brillantes colores y las máscaras se quebraban con lentitud. ¡Que alguien me salve, por favor, lo imploro! No quiero estar aquí cuando el espectáculo concluya, ni quiero ser quien maneje los hilos tras bambalinas, ni mucho menos el títere del titiritero.
¿Dónde están los ojos castaños que tiempo atrás me sacaron del teatro de los terribles monstruos? ¿Dónde están las manos que me recogieron de la desdicha que tan bien se había sembrado a mis pies?
Dadme de nuevo las nubes del alba, añoro con todo mi corazón ver una vez más esa sonrisa fina que da siempre luz a mi pobre actuación en este mundo.
¡Sácame de aquí, por favor, sólo hazlo! No me importa que métodos uses ahora, no me interesa si lo haces con suavidad o con violencia. ¡Sólo hazlo de una vez!
No soporto los espejos que deforman cada una de las facetas que me he esmerado en construir para cada uno de ustedes, no soporto las risas que se extienden entre el público cuando sólo debería haber una solemne tristeza o un profundo entendimiento.

El velo de la noche cae ya sobre los tejados y las aves dejan su canto para la mañana. Pero me pregunto si habrá alguna más luego de la noche de las aberraciones y los espantos.
Deja que mi llanto moje tus pies, que te queme la piel, deja que mi voz desgarre tu alma y deshaga lo que alguna vez fuiste, deja que mis ojos entren en lo más profundo y saquen al niño que aún se resguarda de la tormenta que se avecina.
Si te apagas durante mucho tiempo jamás volverás a ver su inocente sonrisa.
Dame tu mano una vez más y llévame lejos, llévame a volar, cierra de nuevo el telón para no tener que usar más las mil máscaras que hemos creado entre nosotros. Nada me importa más que ver la realidad de los rasgos que se esconden tras el pulido mármol con el que has cubierto tu rostro. Déjame verte tras las verdades a medias y las miradas perdidas, déjame verte tras el castillo de sueños que has levantado como refugio.

Y si después de la noche más terrible de todas aún vivimos... Déjame posar mis labios sobre los tuyos y regalarte lo que para ti he tejido.

Tinta con vida

Map