Atención

..::¨::.. **¡¡¡COMENTA!!!** ..::¨::..

~~~¡Tus palabras y tu opinión también hacen parte del blog!~~~

*..*Las imágenes que uso las he tomado de Deviantart. Muchísimas gracias a los respectivos artistas.*..*

"Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad".
~Jean Paul Sartre.

Cassie

Es una invitación a que lean: Cassandra.
Es el otro blog que manejo... Es una historia larga, la estoy haciendo y la voy subiendo capítulo a capítulo, espero sea de su agrado: Cassie
Un abrazo, que disfruten!

domingo, 27 de marzo de 2011

Llévame lejos


Llévame lejos, muy lejos de aquí.
Llévame a donde las hojas no las queme el sol.
Al lugar con el que hemos soñado nuestra vida entera.
Allá donde los claveles se posan suavemente sobre la tierra.

Llévame lejos, muy lejos de aquí.
Sácame de este mundo tan sucio y tan ruín.
Elévame tan alto que mi temor al cielo se desvanezca.
Abracemos los últimos rayos de sol, antes de que la Luna aparezca.

Llévame lejos, muy lejos de aquí.
A la tierra de los sueños de la que estamos hechos.
A la nube más lejana en el lugar menos humano.
Lejos de las lágrimas, al paraíso de las ánimas.

miércoles, 23 de marzo de 2011

...De esta vida


Las nubes se encargaron de borrar el calor
del vino que reposaba
trémulo
en la copa
sobre la mesa
junto a mi temor.

La noche se encargó de hacerme olvidar
el semblante que en tu rostro se anidaba y despertaba
aún
la luna color ámbar
y las estrellas de lágrimas de plata.

La risa no cesó ni un segundo en mis oídos
mientras tú te deshacías de tu ropa
y te aferrabas a mi boca
yo buscaba en la ventana
un escape de esta vida triste
mundana
y una entrada a la mañana
aferrándome
como una tonta
siempre
a tu boca.

martes, 8 de marzo de 2011

Verde. Rojo. Púrpura... Azul


Ella se fuma un cigarro y él la observa desde el balcón. La habitación no es cuadrada, es más bien redonda con una ventana al vacío. Él la observa con los ojos rojos y ella le apaga el cigarrillo en el brazo, él la toma del cabello y la arroja por el balcón. Ella grita. Él no se arrepiente y se marcha.
Verde.

El pequeño corre entre la multitud, el hambre y la conciencia le pesan más que el pan que lleva bajo el brazo. El hombre corre tras el pequeño gritando: "¡Ladrón! ¡Ladrón!" El pequeño tropieza contra una anciana que lanza un grito y cae al suelo. La gente comienza a murmurar. El hombre no ve a la anciana en el suelo, la golpea con el pie, la anciana suelta otro quejido. La gente murmura más fuerte. El niño deja caer el pan a la vez que el hombre le lanza una roca. Un carro pasa sobre la hogaza y la roca golpea al niño en la nuca. El pequeño cae en mitad de la vía. Un coche no alcanza a detenerse.
Rojo.

El ejecutivo enciende el equipo de sonido y se sienta lentamente, observa el mundo desde su ventana mientras la oficina se llena de música clásica. Ríe, la gente es pequeña, son todos como hormigas. Alguien toca la puerta y él la ignora. Suena de nuevo. La ignora una vez más. Los golpes son cada vez más insistentes. El ejecutivo llama a su secretaria, ella no contesta. Él llama de nuevo. Continúan llamando a la puerta. Ella no está. El ejecutivo, de mala gana, se pone de pie y abre la puerta por sí mismo. Un hombre que tal vez trabaje allí le apunta con una Colt .45. El ejecutivo retrocede. El hombre avanza hacia él, llorando, desesperado. El ejecutivo ve el cuerpo de su secretaria en el suelo, sangre. El hombre dispara. El ejecutivo cae al suelo sin mucho alboroto. El hombre pone el arma dentro de su boca, murmura algo ininteligible. Se vuela los sesos.
Púrpura.

Él habla y ella lo escucha. Él toma su mano y ella se deja caer en sus brazos. Dos niños se acuestan en una cama a mirar las estrellas a través del techo. Las risas les dan el ritmo para su danza. Ella se duerme sobre su pecho mientras él piensa. Dos niños juegan en una cocina con la luz encendida. El ruido de los carros estalla contra las ventanas y no los molesta. La lluvia llena la noche. Ella le da un beso y ambos se sonrojan. Dos niños tienen una conversación trascendental acurrucados en un sofá. El frío los abraza. Apagan la luz. Cierran los ojos. Sueñan lejos de aquí. El mundo les duele y van a escaparse de él.
Azul.

sábado, 5 de marzo de 2011

Dos


Tan larga y tan fría es la noche cuando tu sonrisa se encuentra ausente.
¡Si pudieras ver el dolor que me causa aquel triste silencio en el que nos sumimos la última vez!
A mi cuerpo aún le duelen las sacudidas y los empujones y a mi alma aún le duele todo, todo.
Tal vez no nos supimos soñar bien en el momento, tal vez nos olvidamos de que aquello requiere más que impulso y tiempo, y soledad.
Estoy cubierta de moretones y tú estás tan lejos.
Estoy cubierta de sueños rotos y tú estás tan ausente.
-
Mis sonrisas son tan tenues y tus ojos están tan cerrados.
Mis labios están tan olvidados y los tuyos están ya tan marchitos.
Me duele que cuando las cosas deben llevarnos a un lugar tranquilo y a un mundo lejano sólo logremos enlodarnos más en la tristeza de este mundo tóxico e intermitente.
Tu boca está tan lejos de la mía y las miradas que hoy nos damos son frías y distantes, ya no somos uno porque hemos decidido ir a rompernos a otra parte, solos, por aparte.
Me pregunto que será del mar que nos recibió la primera vez que nos tocamos, si se habrá secado y de él sólo queda ya un rastro salado.
Me pregunto que será del sol que se ocultó cuando nos vimos y de la Luna que nos cuidó esa única noche en la que no mentimos.
Si tuviéramos la fuerza suficiente hace mucho que ya no dolería, pero no la tenemos y lo sabemos a la perfección, y ahora sólo estamos atrapados en el último verso de nuestra única canción.

martes, 1 de marzo de 2011

Quiéreme



Las manos en los bolsillos
y nuestros claveles regados por el piso.
Las risas que se han quedado en ecos
y los pasos que retumban ahora en nuestros sueños.

Quiéreme.

La bruma que cubre la montaña
a la que vamos caminando lentamente.
La nostalgia de una calma vida pasada
que se adueña de mi voz y de tu mirada.

Adórame.

Los relojes que deshacen las veredas
de retoños verdes y viejas cortezas.
Los besos que rehacen la esperanza de tus pasos
con el sabor embriagante de nuestros tersos labios.

Ámame.

Tinta con vida

Map