Atención

..::¨::.. **¡¡¡COMENTA!!!** ..::¨::..

~~~¡Tus palabras y tu opinión también hacen parte del blog!~~~

*..*Las imágenes que uso las he tomado de Deviantart. Muchísimas gracias a los respectivos artistas.*..*

"Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad".
~Jean Paul Sartre.

Cassie

Es una invitación a que lean: Cassandra.
Es el otro blog que manejo... Es una historia larga, la estoy haciendo y la voy subiendo capítulo a capítulo, espero sea de su agrado: Cassie
Un abrazo, que disfruten!

martes, 19 de febrero de 2013

Tránsfugas

Hace algún tiempo, cuando conservaba un pedazo de infancia más grande que del que soy dueña en este momento, me crucé durante alguna de esas noche extrañas con un ángel nocturno (o un lobo alado) que dormitaba a la espera de algo.
A pesar del dolor por el que hemos tenido que pasar ambos, me gusta creer que esperaba por mí.

.....

Tránsfugas



De espaldas a la noche, con la cabeza gacha y la sonrisa apenas apagada por el miedo, su silueta se recortaba contra el marco de la ventana. Era hermosa, la noche. ¿Y ella? Ella era una palabra impronunciable.
Él, sobre la cama, con la cabeza entre las manos, recordaba cada momento con un estremecimiento. No se atrevía a mirarla, apenas si se atrevían, los dos, a soñar en silencio.
Pronto sería tarde, se les iba agotando ya el tiempo, y vendría ahora la luz a reprocharles lo que, bajo el cobijo de la paciente luna, habían hecho. Pero los vidrios a sus pies ya no podían ser unidos de nuevo y aún podían moverse entre las sombras, como dos fantasmas que recorren lo que habitaron alguna vez.

...

Cinco pisos de altura era demasiado poco para escapar del miedo y su alma ya se había escondido hacía mucho entre los pliegues de sus sueños. Para entonces era ya imposible detenerla, se había puesto a escribir como si no hubiese tiempo, como si no hubiese dolor ni pena.
Ni culpa.
La tarde era una espiral, aunque ascendente, para variar. Sentía como su locura se elevaba sobre las nubes y llenaba su cuerpo, su mente, sus sueños. El dolor no era nada comparado a la calidez que se extendía por toda su piel. La pena de abandonar (matar) un amor un tanto incierto era tal vez muy pequeña comparada con el río de gozo que estallaba en su interior. La culpa... La culpa era demasiada para soportarla. Su alma lloraba en silencio y reía por igual. Se sentía como una pequeña muñeca de trapo, abandonada a un destino demasiado joven e impulsivo.
Las sábanas, cubiertas de sudor y sangre, la miraban con reproche. ¿Quién era ella, acaso, para quebrar en tantos pedazos los sueños de otra alma un tanto desequilibrada (aunque jamás lo suficiente para soportarla y mantenerla)?
Calla, no es justo.
Pero lo era. Sabía que lo era. ¿Qué había hecho él por ella aparte de elevarla en el firmamento (obligándola a creer para destruirla después)  y luego aplastarla con brusquedad contra la porquería del mundo?
Calla, no era eso lo que él deseaba.
Era cierto. No era lo que deseaba, pero era lo que era. Lo que siempre había sido, lo que era cada uno de ellos de pie en esa esfera de miseria. Menos él, frente a ti.
¡Basta! ¡No sueñes con otro!
Ya habían sido demasiadas las oportunidades, había querido morirse de alguien, pero jamás había encontrado a quién querer tanto.
Uno y otro, y otro más. Todos acababan igual, exánimes a sus pies, con ese amor ponzoñoso regado por la habitación, rojo, muy rojo, muy muerto.
Y ella, ella los observaba en silencio, con lágrimas mudas, cargada de culpa, pero aún aferrando el gatillo con fuerza, sintiéndose sola, muy sola. Pero esta vez no. Esta vez sólo se aferraba con fuerza al marco de la ventana, sin levantar la cabeza y sin atreverse a mirarlo, porque esta vez no había sido ella quién había jalado el gatillo. Habían sido ambos.
Y a sus pies se encontraba un recuerdo borroso e inerte. Jamás podría volver a tener lo que ella le había entregado, jamás sería suyo de nuevo y esta vez la muerte no había venido veloz, sino lenta, muy lentamente, para esa pequeña alma que aún recorría la espiral descendente mientras ella, cargada de culpa, giraba hacia arriba y lloraba. Y reía.

-No. Calla. No pienses. Dame sólo esta noche. Démonos sólo esta noche, para soñar, para entregar esos sueños a la locura. No llores más, ven.
Las luces en la ciudad comenzaban a encenderse, mientras sus sollozos comenzaban a apagarse lentamente y se mezclaban con el viento que se colaba por las celosías.
Lo miró con la boca entreabierta y los ojos perdidos. Sus ojos estaban rojos y cubiertos de lágrimas, pero la luna ya se alzaría pronto para acunarlos a ambos en el sueño despierto de la noche.
Viajó hacia sus brazos, una distancia casi infranqueable entre el dolor y la esperanza. Pero viajó tratando de encontrar un sosiego que había perdido cuando supo que el mundo se desmoronaba a sus espaldas.
Una noche, eso era todo lo que le pedía. Una noche para intentar olvidar que el mundo estaba muerto y deshecho, que el mundo jamás sería su sueño. Sólo una noche para recorrer los callejones del sueño y abrazar la noche con fuerza, aferrarse al frío que calmaba el dolor. Una noche para olvidar lo que ambos habían hecho o tal vez para aferrarse a ello sin culpa, con orgullo.
Un simple salto, una distancia insalvable, ser cómplices en aquella huida de un mundo que ya no tenía sentido.
Promesas, tantas promesas y sueños.
Sus manos sobre su cuerpo, el gatillo en suspenso, la respiración entrecortada, el alma alzándose en vuelo.
Una noche para olvidar la traición a la pena que se había impuesto, para olvidar el amor que los había deshecho.
Una sola noche, por fin, para saltar al vacío, para sentir el vértigo de caer, de estar juntos y no arrepentirse.
Ella se separó de la ventana lentamente, mientras el sol dejaba caer los últimos rayos sobre su cuerpo, las lágrimas se desvanecían poco a poco mientras su piel recuperaba la calidez, en sus pupilas bailaba de nuevo esa pequeña luz de esperanza que nunca se marchaba y que no desaparecería jamás, a pesar del dolor y la pena.
-Y ahora... -él extendió sus brazos para recibirla con ternura, con encendida ternura- Prométeme que si no morimos, buscaremos otro país, veremos otra luna, tenderemos otros nombres, te reirás de nuevo y tendremos una barca frente al mar.

"...Frente al mar..."




Muchísimas gracias a Esteban Giraldo, no solo por permitirme disponer de "Tránsfugas" para la realización de este cuento, sino por haberla creado y darme la oportunidad de soñar bajo sus acordes.
Pueden encontrar su música aquí: Estebangira Bandacamp.

1 pensamientos:

Anónimo dijo...

No ta vas a cansar nunca, hada rubia, no te vas a cansar nunca de maravillarme.

Tinta con vida

Map