Atención

..::¨::.. **¡¡¡COMENTA!!!** ..::¨::..

~~~¡Tus palabras y tu opinión también hacen parte del blog!~~~

*..*Las imágenes que uso las he tomado de Deviantart. Muchísimas gracias a los respectivos artistas.*..*

"Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad".
~Jean Paul Sartre.

Cassie

Es una invitación a que lean: Cassandra.
Es el otro blog que manejo... Es una historia larga, la estoy haciendo y la voy subiendo capítulo a capítulo, espero sea de su agrado: Cassie
Un abrazo, que disfruten!

jueves, 13 de enero de 2011

Sonríeme


Era tan complicado. Hacerte un retrato fue siempre extenuante y odioso.
Jamás comprendí porqué tu alma nunca aprendió a quedarse quieta en el lienzo. Jamás comprendí porqué me quedaban chuecas tus sonrisas.
"Quédate quieta, te lo ruego"
Pero no. Tu cuerpo se ladeaba en la silla y tu sonrisa se escurría luego de un par de segundos. ¡Que detestable eras!
Nunca supiste como hacer feliz a un hombre. ¿Cómo ibas a saberlo si jamás te hiciste feliz a ti misma?
"Vamos, sólo sonríeme un par de segundos"
Pero no. Te era tan difícil mantener tus labios algo estirados hacia arriba, guardando en tu rostro la expresión angelical que todos ellos querían para sí mismos.
Te confieso que llegué a amarte. Pero no duró mucho. ¿Cómo podía alguien a amar a la melancolía de tus ojos cuando conocía la perfección de su alegría?
"Es sólo un momento, no te quejes más. Vamos, no seas tan mimada"
A regañadientes te enderezabas en el puesto y dibujabas en tu rostro la sonrisa más horrenda que jamás hubiera visto un hombre. ¡Que asco!
"¿Es mi culpa, eso dices? ¿Soy yo el que no te hace feliz?"
Más te valdría haberte quedado en silencio. Mentiras, mentiras que consuelan tu alma podrida, vanidosa, ególatra.
Idiota irremediable. En tu cabeza jamás entrará nada que no seas tú. Eres ignorante de todo lo que pasa a tu alrededor. No puedes sonreírle a los pájaros cuando cantan ni a las flores cuando crecen. No eres más que un cascarón de porcelana blanca y fina, con ojos carentes de expresión, perdidos en un mundo de ensueños que jamás ha existido para los que estamos ahí esperando una miserable sonrisa de tus labios perdidos.
"¿Qué no te veo realmente? ¿Qué no puedo encadenarte a la puerta y obligarte a posar para mí eternamente?"
Pero si es la única forma, cariño. Al menos así la angustia reemplazaría a la inclemente tristeza que azota tu mirada.
Más te vale hacer silencio, porque bien podría coger uno de mis pinceles de metal y obligarte a sonreír para siempre. Así que sonríe, querida, sonríe.
No llores, no llores que se te va a correr la sangre del rostro y así no te ves bien.
"¿Quieres que te haga una nueva herida? ¿Es eso lo que me pides?"
Así cariño. Muy bien, has comprendido el asunto.
Sigue sonriendo. Sonríeme, que aún tenemos un par de años por delante, hasta que finalmente capture tu esencia en mi retrato y pueda deshacerme de tu detestable cuerpo.
Eso, sonríeme, cariño. Así, muy bien. Tal vez te deje ir algún día si me prometes seguir sonriendo.

El artista se inclinó hacia adelante con su bisturí teñido de óleo rojo y dibujó una sonrisa finísima sobre su modelo.
Las lágrimas fueron a parar al suelo junto a la sangre que desteñía el rostro de la mujer.

Tinta con vida

Map